Estaciones de Isadora

img_0813

SINOPSIS

Es un viaje poético a través del amor y la muerte. Inspirado en la bailarina Isadora Duncan, precursora de la danza contemporánea, nos encontramos con una pieza teatral en la que palabra y danza caminan de la mano. Un canto al dolor, a la determinación y a la búsqueda permanente de la belleza.

SOBRE LA PROPUESTA

Nos servimos del arte y la vida de la bailarina Isadora Duncan para realizar una pieza teatral en la que se fusionan principalmente tres expresiones artísticas: la palabra, la danza y la música. No como algo independiente, sino como expresión completa.

Imaginemos dos estadios en nosotros: la palabra propia del teatro nace de una necesidad de expresión verbal, de una idea; esa idea viene de un pensamiento estructurado en un idioma concreto que condiciona una manera de locución aprendida. Bien, el movimiento surge de un impulso controlado o incontrolado; no contiene la estructura mental de una frase, no viaja por la parte analítica de nuestro cerebro. Es “más libre” por llamarlo de alguna manera. Está más vinculado a lo intuitivo; es, por lo tanto, más femenino (no es casual que en el mundo de la danza por lo general haya más mujeres que hombres).  Isadora apelaba al coro trágico griego como el nacimiento de la danza. Pero ese coro hablaba, opinaba sobre la historia a la que asistía de una manera vital en el transcurso de los acontecimientos. Isadora bailaba las palabras de ese coro de bacantes. Ella sola expresaba al pueblo transformando la palabra en danza.
img_0816Cierto es que sus danzas resultan hoy en día arcaicas, pues la danza contemporánea ha desarrollado una expresividad innovadora y arriesgada en los últimos años. Pero Isadora fue ya innovadora y arriesgada en su tiempo y abrió las puertas al desarrollo de la danza moderna y contemporánea. Nos inspiramos en el arte de Isadora, en un trabajo de evocación desarrollado a través de nuestra danza contemporánea como sus movimientos de alma, en un espacio onírico, donde el texto entra perfectamente en unión con la danza y con la música. Aquí se mueve y vive nuestra figura femenina, vagando de un sitio a otro, siempre en constante movimiento, a la deriva de su propia vida.

EL TEXTO:

 Hacer de la palabra una expresión corporal elocuente. Me interesa la búsqueda de ese impacto sensitivo a través de la palabra, al igual que lo hace la música cuando desde el primer acorde ya nos conmueve. Por eso el propio proyecto pedía poesía en vez de una estructura dramática, porque la poesía nos lleva de una manera más inmediata a imágenes, a estados y ensoñaciones.

Así nació “Estaciones de Isadora” de Hugo Pérez de la Pica.

Cuando Hugo me presentó los poemas me di cuenta que era eso precisamente lo que buscaba. Son los escritos de su alma descarnada sin florituras ni adornos. Hugo, gran conocedor de la bailarina, ha sabido reflejar en palabras un viaje interior de muerte y resurrección lleno de amor y fortaleza. Al poner en boca el texto, nace la danza en el cuerpo de una manera natural.

Poesía, danza y música se dan permiso uno a otro en este montaje en el que el espectador no tendrá más remedio que dejarse llevar y olvidar su razón por un rato. Y que es la razón,  sino algo tan estúpido que todos creemos tenerla.

SOBRE LA ESTÉTICA
img_0819Queremos que las imágenes sean muy sugerentes, huyendo del realismo y centrándonos en una estética de carácter onírico y muy femenino, donde la insinuación tiene un valor importante.

Por otra parte la música tiene un papel protagónico, con el acompañamiento al piano de Mikhail Sudyonov. Es el otro personaje que acompaña a Isadora durante toda su vida. La música de piano es, por tanto, un personaje más del espectáculo.

La luz, a cargo de Miguel Pérez Muñoz, también jugará un papel importante. Aparentemente sencilla, estará llena de pequeños matices, que reforzarán las distintas atmósferas del espectáculo.

El vestuario, diseñado y realizado por Rosa García Andújar, evoca el espíritu de Isadora y su vínculo permanente con el mundo clásico.

Equipo artístico:

Intérprete                                            Beatriz Argüello
Piano                                                     Mikhail Studyonov (piano)
Texto                                                    Hugo Pérez de la Pica

Coreografía                                           Helena Berrozpe (con la colaboración de Daniel Abreu)
Espacio escénico                                  Beatriz Argüello y Hugo Pérez de la Pica
Figurinista                                            Rosa García Andújar
Diseño de Iluminación                        Miguel Pérez Muñoz
Selección musical y espacio sonoro   Mikhail Studyonov
Fotografías                                           Hugo Pérez de la Pica / Miguel J.Berrocal 

Ayudantes de Vestuario                    Tesa de Miguel/Lucía Celis
Ayudante de Dirección                       Fran Guinot
Ayudante de producción                    Juan Carlos Muñoz

Construcción de escenografía            Mambo Decorados
Realización de vestuario                     Rosa Gª Andújar/Tesa de Miguel / Lucía Celis

Dirección                                               Beatriz Argüello y Hugo Pérez de la Pica  

Dirección de Producción:                    Rosa Fernández Cruz

Un espectáculo producido por Coart+e Producciones. Basado en la idea original de Beatriz Argüello. Con la colaboración de la Compañía Nacional de Danza, Centro Danza Canal y la Asociación Bislumbres.

Agradecimientos: José Luis Argüello, Alicia Blas, David García, Emilio Conti, Teatro Tribueñe, Alberto Luna, Pilar  Rodríguez, Irina Kouberskaya.

DOSSIER

Deja un comentario